NSATC (No Sex at The City): El último Mareador.

¡Mis muy queridas y queridos!

En primer lugar, voy a cagarme en el puter-fucking cambio de hora, con el cual estoy zombie walking dead. Muchos post futuribles en la libretita de ideas, pero más tirada que un cojín en un sofá un finde lluvioso. Esta semana me da que vamos a sobrevivir a cafetazos.

Estaba yo leyendo uno de mis post favoritos, de Las claves de Sol (aprovecho para mandar un saludo a mi bloguera favorita, Sol Aguirre, ¡Hola amigui!) , el del “Deja de Marearme”, chaval”, cuya lectura os recomiendo más que encarecidamente para saborear  y entender esta entrada.

Primeramente, hay que saber lo que es la Resaparición: “Acción del MAREADOR (en mi caso, un tío), que consiste en aparecer y reaparecer periódicamente, CON LA ÚNICA INTENCIÓN DE LLAMAR TU ATENCIÓN DE MANERA GILIPOLLESCA”

Me he encontrado en los últimos meses un tipo de Mareador que no encaja en ningún tipo de los habituales de libro: EL MAREADOR COMPLEJO DISNEY.

Nicole-Scherzinger-no-baby-no.gif

Aquí la menda después de enterarse del porqué del momento resaparición del susodicho

Lo peor del asunto, es que este espécimen de Mareador ( y buen empotrador) , en realidad comenzó cumpliendo alguno de los requisitos del Mareador tradicional: 1) Se recrea durante vuestros momentos íntimos como actor en peli porno, y en sus posteriores momentos cinco-contra-uno, 2) Aparece y resaparece sin mayor explicación de un día para otro, a veces literalmente, ilocalizable (hasta llegué a pensar que le había ocurrido algo serio) y, 3) Pa’ colmo os lleváis bastante bien, incluso le coges cariñín maternal.

Pues en estas que tuvimos un par de polvetes, el primero, de manual: Un aquí te pillo, aquí te mato, y pa tu casa, leré . El problema vino la siguiente vez…

A la vuelta de un mes, surgió un cine, posterior cena (la cuál me sentó como una patada en mi fabuloso chumino) , acabando en mi cuqui-lecho, con un despliegue de medios y fluidos que no tenía nada que envidiar a Nacho Vidal. Se quedó a dormir  el sujeto (madrugaba al día siguiente a una hora indecente), y sólo cuando desperté al día siguiente, vi un guasap, en el que explicaba  que se había pirado a su casa a sobar, que no podía dormir bien en mi cama. Hasta ahí, po vale.

Y desapareció.

¿Hola, qué tal ? Le escribí un par de veces a-emocionalmente, y él, me contestaba sosuno como una comida sin sal y, breve, conciso, escueto…A-BU-RRI-DO…No le di más importancia. Hasta que un día, ya mosca, le pregunté que qué coño estaba pasando (Yo tenía ganas de Mambo Number 5 y no había nada / conversación comprometida que explicase el comportamiento simiesco del tontuno Mareador)

Quedamos en persona para explicar en qué punto estábamos. Aunque yo ya había decidido, que pasara lo que pasara después del café, le iba a mandar a tomar por culo de envío a Marte y sin vuelta. Pues lo que me dijo el colega, os lo juro por Arturo, que ¡NO HE ESCUCHADO COSA IGUAL DE LA BOCA DE UN TÍO EN LA VIDA!

Carrie flipando

Mi careto de… ¿¿¡¡Guatdafack!!??

“Me siento vacío después de hacer el amor (pero qué finura). Me encanta hacerlo contigo, eres la Diosa del Olimpo con la que me pajearé hasta el fin de los tiempos. Pero a mí lo que me gusta es hacer cosas de pareja…ver películas, salir al cine, cenar, de copas, bailar, ir de la mano, las caricias, los mimos, los detalles, el cariñito, yatusabe

¡¿¿Pero qué coño mestascontado, chaval??! Os juro que me esperaba cualquier excusa del universo, menos esa. La típica de que se había agobiado, polladas varias…¿Pero se pueda a viceversa y clarostá, no querer una relationship? Porque yo con el Mareador, ni a comprar el pan.

Lo peor de todo, es que era VERDAD , y  lo me contaba a lágrima contenida. La charla de madre que le pegué después fue antológica...

Niño, tú lo que tienes es complejo de Princesa Disney… Pero las princesas Disneys no follan, hostias. Sobra decir que fue el último día que nos vimos y me despedí, con un “Eiing, a ver qué haces con tu vida, chaval, ¡Ubícate!”

Tachado de mi lista de Mareadores para siempre y no creo que resaparezca, pues el vapuleo verbal fue de escándalo. En fin, serafín, qué difícil es follar en tiempos revueltos

¿Y a vosotr@s, os ha pasado alguna cosa parecida?

Miss Hergberg.

Anuncios

2 comentarios en “NSATC (No Sex at The City): El último Mareador.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s