La llamada que lo cambió todo. Throwback day.

Hace 3 años, un 18 de septiembre por la tarde, una llamada telefónica acabó de poner mi mundo patas arriba.
En aquel momento, no tenía ni puñetera idea de todo lo que me vendría encima, tanto bueno, como malo, como mucho peor. Era algo que ni remotamente me (nos) esperaba(mos). Con el tiempo, de esa llamada solo he podido sacar lo positivo, y es precisamente, la persona que levantó el teléfono y decidió buscar ella también la verdad.

Hoy lo puedo mirar con perspectiva. No solo por los 1095 días transcurridos more or less, sino porque este devenir de tiempo, han sucedido las cosas más notorias de mi vida y tales puntos de inflexión, que ríete tú de hacerte una asana de yoga saludo al sol bien hecha (googleen los no iniciados para ver de lo que hablo)

Aclarar que no es aquello a lo que voy a considerar lo más importante de mi vida, pues como dice mi amiga Susi, no voy a dejar que todo lo que ha ocurrido (en realidad, desde que exhalé mi primer aliento en este mundo terrenal) me defina. Explicará muchas cosas de la que aquí suscribe y escribe, pero no va a condicionar aquello de lo que os hablé ayer, queridos y queridas. Es decir, el camino a mi propia felicidad. 

De hecho, puede que sea el impulso definitivo que necesitase. Una patada nivel cósmico sideral que, o me destruye por completo, o me pone en órbita a la galaxia a la que pertenezco.

De momento, esa nave, ya la he tomado. Sentadita en el puente de mando,  un porrón de palanquitas y botones, pantallitas a lo Halcón Milenario, todo muy kitsch y ochentero. Que para eso yo fui a EGB, hostia puta que se note ahí. De digital, el móvil, pero con el Nokia 3320, que con el juego de la serpiente me basta. Total, no hay 4G en espacio. Además, no veas lo jodido que es encontrar un traje que te sirva sólo ya para despegar, y un sombrero que te puedas poner que quede elegante puesto sobre el casco, solo faltaba. Pero con lo que tengo ahora, me puede servir. Puede que me pille algún satélite sólo para el vestidor y los sombreros.

Por cierto, hoy hace un magnífico día de verano en Winterfell y creo que voy aprovechar a hacer la fotosíntesis medio en pelotas un rato. Que Winter is coming está a la vuelta de la esquina. Venga va, sería autumn, pero el dicho es el dicho y va a misa.

Que eso también es felicidad. Mucha.

Miss Hergberg.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s